We love el montaje y la estructura

montaje film

Dicen que el montaje de cine se parece mucho a la escritura y creo que es cierto.

Se puede escribir una película como quien hace la lista de la compra o como quien publica un poema después de luchar con cada palabra y con su posición en cada verso.

A veces las cortinillas te gritan desde la pantalla “eh! estoy aquí” para que te diviertas con ellas como con esas frases de malabaristas que algunos escritores alargan sin cargarse la lógica interna de la frase, sin puntos ni comas que te permitan respirar hasta crear un golpe de efecto final que te deje sin aliento.

Otras pasan de puntillas, unen planos con delicadeza imitando el fluir de la vida. Como si nunca cerrases los ojos, como si nunca durmieras, como si las elipsis sucedieran en la vida real (y tal vez sucedan).

L’arbre, le maire et la médiathèque (Eric Rohmer)

L’arbre, le maire et la médiathèque (Eric Rohmer)

La estructura es lo que da sentido, estilo, ritmo, vida.

Hay tantos tipos de montadores como de escritores pero, en el cine, que es una creación que se hace en equipo por mucho que haya un director de orquesta, a veces cuesta separar el grano de la paja: ver el estilo que viene del montaje. Nos olvidamos de unos artistas o artesanos que pasan desapercibidos precisamente porque su trabajo está por todas partes, como todo lo demás. Mirar el montaje es como tratar de separar el sonido del tercer violín en una orquesta. A veces es difícil de ver.

Habría que separar los buenos diálogos, la fotografía estupenda, los decorados evocadores, el vestuario lleno de detalles, los gestos y la voz de los actores. Ver por separado todo aquello que fue juntado para finalmente descubrir que aquello que lo unió fue nada más y nada menos que el montaje.

Estructura

… sin embargo, ¿cuántos de los espectadores destacan el montaje de una película la primera vez que la ven? Para notar las costuras de la película hay que fijarse mucho, tener costumbre de hacerlo, saber detectar los cortes, la interacción entre un plano y otro, su longitud… todo aquello que se hizo para ser visto y no visto. Porque todo espectador ha captado de forma inconsciente el mensaje de la estructura, la esencia de todo lo que existe, lo que lo anima.

Escritura

Del mismo modo que la elección y colocación de las palabras en frases y en párrafos y en capítulos nos va llevando a través de una novela sin que estemos pensando todo el rato en ellas. Y, sin embargo, sin ellas no habría libro.

 

Montaje – guión – estructura

Si entendemos montaje por estructura, éste se empieza a definir con el guión, se va concretando al rodar las imágenes y sonidos y se cierra en la sala de montaje, donde se completa el puzzle con el que luego se enfrentará cada espectador, cotejándolo sin poder evitarlo con sus ideas, imágenes personales, memoria y capacidad de olvido.

Cómo se contará una historia (o una no-historia, una idea) en qué orden se mostrarán las imágenes, cuál será la primera escena y cuál la última, qué cosas dejaremos fuera de la pantalla para que el espectador las rellene con su imaginación, para intrigarlo o para dejarlo para siempre pegado a una duda, en qué momento nos separaremos de esa idea y de esos personajes para que sigan con sus vidas en ese universo paralelo que habitan las personas imaginarias.

montaje_quijote

Mano a mano

Como es un trabajo mano-a-mano, los directores suelen tener sus montadores habituales. Scorsese trabaja a menudo, desde Toro Salvaje (1980), con la montadora Thelma Schoonmaker en una colaboración muy fructífera y creativa (ella considera que la paciencia es el 50% de la edición puesto que la calidad es la clave y hay que insistir en algo hasta que funciona a la perfección-desde luego ella lo consigue: El color del dinero, la última tentación de Cristo, Uno de los nuestros, La edad de la inocencia, Casino, Infiltrados…), mientras que la persona que marcó la filmografía de Tarantino con la tijera (en Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Kill Bill o Malditos Bastardos) Sally Menke falleció en 2010 y dejó al director sin una de sus grandes bazas (como se pudo ver en la desigual aunque interesante Django desencadenado).

montaje-mr-pink

Arreglar/estropear una película

Si un buen guión puede dar lugar a una mala película, pero nunca un mal guión a una buena… ¿Puede un buen montaje arreglarla? Creo que sí que podría, transformándola en algo nuevo (sería un experimento interesante, que tal vez ya se haya hecho). ¿Puede un mal montaje cargarse una buena película? Podría, sin embargo, lo veo difícil, como demuestra un caso famoso: la segunda película de Orson Welles (The Magnificent Ambersons/El cuarto mandamiento, 1942), cuyo montaje, arrancado de las manos del artista, consistió en tratar de destruir la esencia de la película, su mensaje derrotista y anti-progreso americano. Sin embargo, aunque dejó fuera de la pantalla más de media hora del metraje, ni siquiera ese ‘mal’ montaje logró destruir lo que era una gran película, ni cambiar el sentido de sus imágenes y sonidos. Aunque, con un montaje dirigido por Welles, habría sido mejor.

Es posible rodar una película teniendo ya claro su montaje, conociendo su estructura al detalle antes de filmarla. Lo hacía Hitchcock y aún así, si algo planificado no acababa de funcionar, no dudaba en dejarlo fuera, aunque lo hubiera pintado el mismo Dalí.

montaje_Hitchcock_manos

¿Quién es el autor? Mucho arte

Mucho bien y mucho mal hizo la teoría del auteur de los años 50, en la que toda la creatividad quedó ligada a la figura director, lo cual no deja de ser un engaño teniendo en cuenta que las películas son fruto de la creatividad colectiva, desde el guionista al montador se pasa por un sinfín de profesiones clave para el resultado final (tantas que a veces una se pregunta cómo se pudo alcanzar el grado de obra maestra tantas ocasiones, siendo tan complejo el trabajo y la coordinación de tantos factores).  Y, sin embargo, el autor existe.

Montaje y cine mudo

Ya en el cine mudo, que sin la distracción de los sonidos se concentraba en la esencia de la imagen en movimiento, se hizo evidente la importancia de la edición, con teorías rusas como el Efecto Kulechov, que demostraba que la expresión de un rostro en pantalla es interpretada de forma distinta por el espectador dependiendo de la imagen que aparezca a continuación, es decir, según lo que creemos que está mirando ese rostro.

montaje_kulechov

Los rusos fueron expertos en montaje y El acorazado Potemkin no sería una obra maestra sin una teoría detrás sobre el ritmo y otras consideraciones técnicas para la unión de planos y la creación de tensión a través del ritmo de las imágenes (eso incluye, además de la duración de los planos, la alternancia de planos cercanos con planos lejanos, así como de planos en los que hay movimiento externo o interno al plano o bien fijos y estáticos).

montaje_potemkin

También las vanguardias francesas apostaron por el montaje en películas experimentales como A propósito de Niza (Jean Vigo).

montaje_El-paraíso-de-las-damas

El paraíso de las damas (Julien Duvivier)

Imaginación

Creo que lo mejor de cualquier lenguaje es experimentar con él para cruzar límites que antes creíamos muros. También con el montaje queda mucho por hacer y me interesan los trabajos de montaje interno al plano, un plano que se enriquece sin necesidad de corte: con las entradas y salidas de actores, los movimientos de la cámara, los acercamientos y alejamientos del objeto enfocado, el sonido que entra o sale de plano, la duración que convierte lo que vemos en metáfora o en abstracción.

montaje_jauja

Jauja (Lisandro Alonso)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s