We love El Último

El último de porteroSoy el último. Todo me sale mal. Trabajo en un lujoso hotel, en una gran ciudad donde todo es luminoso. A mí, sin embargo, las sombras alargadas me persiguen. Veo pasar cada día a cada una de las personas a las que les va mejor que a mí. No me ven. ¿En qué habrían de fijarse? Soy gordo, viejo y pobre. Se me enfría la sopa mientras me ocupo de los demás. Me muevo torpemente en mi uniforme gastado. Soy una pequeña e insignificante persona al final de un mastodonte alto e imponente. Era el portero del edificio. Ahora soy El último.

El Director F.W. Murnau, el cámara Karl Freund y el guionista Carl Mayer me han retratado prefectamente sin siquiera diálogos. ¿Para qué los iba a necesitar? No hablo con nadie…

El último con su sopaMe siento mayor, estoy cansado, ya no tengo todo el futuro por delante. He sido degradado, he perdido mi uniforme y mi paga. ¿Qué me espera? Perdí hace mucho la capacidad de soñar, de ilusionarme, de enorgullecerme. Soy bonachón, eso sí. Me queda la bondad, tengo un gran corazón. De poco me sirve, pero es algo. Una luz tintineante perdida en la ciudad, eso es. Un granito de arena en el fondo del océano.

el último, de Murnau

Sin embargo…

Es un corazón tan grande que es capaz de calentarle a uno. Es mi caldera, es mi hogar. Mi última y única salvación. También me quedan el alcohol, el olvido, la negación de la realidad… ¿Tendré un final feliz? Sólo si el productor se apiada de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s